A medida que se va terminando el otoño y el invierno empieza a asomar por nuestras vidas, varios problemas relacionados con las bajas temperaturas aparecen en el hogar. Uno de ellos, por suerte cada vez menos habitual, son las tuberías congeladas. ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo actuar antes de que ocurra y después? Vamos a explicártelo a lo largo de este post.

Este fenómeno es habitual en algunas regiones de nuestro país. En nuestra experiencia en servicios de fontanería en Mallorca, nos hemos tenido que enfrentar a ella en más de una ocasión. Sobre todo, cuando el mercurio del termómetro empieza a descender de una forma alarmante.

Por suerte, las tuberías congeladas tienen solución. Además, si somos un poco precavidos, también podemos evitar que este problema ocurra. Solo hay que apostar por un buen mantenimiento y anticipación. Además, hay que tener presente que suele ocurrir siempre en tuberías exteriores de la casa, ya que la que van por su interior se encuentran mucho más protegidas.

¿Qué hacer ante tuberías congeladas en el hogar?

El problema de las tuberías congeladas es que pueden provocar filtraciones indeseadas. El agua, al convertirse en hielo, se dilata y ejerce fuerza contra las paredes de la tubería. Si se encuentra cerca de la unión de dos conductos, puede llegar a romperla o separarla. Además, dependiendo del tamaño de la misma, también se han dado casos en los que llega a reventar.

Para evitarlo, lo fundamental es aislar las tuberías de una manera eficaz, cubriendo todos los tramos exteriores a la vivienda. Para llevar a cabo esta tarea de una forma eficiente, lo primero será cubrirlo con un aislante (puede ser la lana de fibra de vidrio) y después recubrirlo con alguna tela. Con unir ambos elementos con una cinta aislante impermeable, conseguiremos que la tubería no se vea afectada por las bajas temperaturas del ambiente. Del mismo modo, el agua que corre por los conductos también será menos sensible a los cambios de temperatura.

En el caso de que las tuberías exteriores de tu casa no estén preparadas para el frío, sentimos decirte que es muy posible que se puedan llegar a congelar si el frío es extremo. Para solucionar estos casos, nada mejor que ponerse en manos de verdaderos especialistas en servicios de fontanería. Es el camino más rápido para localizar el tramo afectado y usar las herramientas necesarias para transmitir calor a la tubería, solucionando este inconveniente.