Estamos hablando del elemento encargado de proteger cualquier edificio. Por eso, su buen estado es fundamental para evitar problemas y toda clase de inconvenientes. A continuación, vamos a aprovechar nuestro blog para explicarte algunos de los problemas más comunes en fachadas. ¿Estáis preparados? ¡Pues comenzamos!

En Reformas Fernández contamos con un equipo altamente especializado en reparación, rehabilitación y reforma de fachadas en Mallorca. Por eso, estamos en disposición de atenderte de una forma profesional, ofreciéndote soluciones de calidad y acercándote un asesoramiento personalizado. ¿Qué más se puede pedir?

Tras muchos años, hemos podido comprender que la “piel” de un edificio es la encargada de evitar que el frío, el calor, la lluvia, la nieve o el polvo penetren en nuestros hogares. Además, para prolongar la vida útil de un inmueble, es imprescindible que la fachada se encuentre en perfectas condiciones.

Entre los problemas más comunes en fachadas, tenemos que destacar en primer lugar la suciedad. Este inconveniente es tremendamente común, sobre todo en núcleos urbanos por culpa de la contaminación y el humo de los vehículos. La suciedad suele acumularse en tejados, cubiertas y fachadas, provocando manchas que son, principalmente, un problema estético.

A partir de la suciedad y junto con la humedad, es posible que proliferen toda clase de microorganismos, principalmente moho, hongos o algas. Para su aparición, hay varias razones, aunque las principales son las condiciones meteorológicas y la orientación de la fachada al norte o al oeste. En concreto, estos microorganismos van degradando los revestimientos de la fachada.

Más problemas más comunes en fachadas: las grietas y fisuras. Son inconvenientes que afectan a la estructura de los edificios y que suelen ser sinónimo de toda clase de deficiencias en la construcción (aunque también pueden deberse a movimientos sísmicos). En este punto, si se detectase alguna grieta o fisura en la estructura de la fachada, será fundamental ponernos en manos de especialistas que sean capaces de valorar la situación y dar una respuesta adecuada.

Las humedades son otro de esos inconvenientes que resultan molestos y que pueden derivar en situaciones muy complicadas. La humedad por filtración aparece como consecuencia de una grieta o por usar materiales de dudosa calidad en el fachada, terrazas, azoteas o cubiertas.

Para terminar, otros dos de los problemas más comunes en fachadas: desgaste por envejecimiento de la pintura y desconchones. En cualquier caso, lo ideal para solucionarlo será ponerse siempre en manos de auténticos especialistas capaces de ofrecernos una respuesta de calidad. ¿Te ayudamos?