Te sorprendería saber la gran cantidad de inmuebles que se ven afectados por este problema en nuestro país. Pero, ¿cómo afecta una mala impermeabilización en edificios? ¿Qué inconvenientes se pueden generar y qué soluciones pueden aplicarse? Vamos a tratar de centrarnos en estas preguntas en las próximas líneas de nuestro blog.

En Reformas Fernández somos grandes especialistas en impermeabilizaciones en Mallorca. Es por ello que estamos en total disposición de ayudarte en todo lo que necesites, ofreciéndote soluciones de calidad y un servicio totalmente personalizado. Ante cualquier duda o problema, no tardes ni un minuto en ponerte en nuestras manos.

Lo primero que tienes que saber es que una mala impermeabilización en edificios nos va a provocar un gasto mayor en un futuro no muy lejano. Los daños tendrán consecuencias que pueden llegar a considerarse como muy graves, como deterioros de la estructura o también inconvenientes de salud.

¿Por qué se dan casos de mala impermeabilización en edificios?

Goteras, humedades, deterioros o filtraciones son algunos de los signos que nos indican que existe una mala impermeabilización en un inmueble. Estos problemas son todavía más relevantes cuando estamos hablando de edificios públicos, principalmente hospitales, laboratorios, oficinas o colegios.

El inconveniente suele originarse en la cubierta. Pero, a partir de ahí, puede extenderse por otros puntos de la estructura. Como puedes imaginar, las épocas frías son más delicadas. La lluvia y el frío traspasará los muros exteriores, instalándose en el interior y dando lugar a goteras o humedades.

Y entonces, ¿qué podemos hacer para evitar una mala impermeabilización en edificios? En primer lugar, analizar todo el inmueble y localizar dónde están los problemas que lo afectan. Normalmente, las cubiertas están más expuestas a los cambios climatológicos. Piensa que aguantan lluvias, frío, viento, nieve, granizo, heladas… Todo ello la va deteriorando, afectando a su eficacia de manera considerable.

Es por ello que el cuidado y el mantenimiento periódico es una de nuestras principales armas para evitar estos problemas. Ponerte en manos de profesionales será fundamental para encontrar un servicio adecuado. Además, solo verdaderos especialistas serán capaces de trabajar con los materiales de la mejor calidad del sector, permitiendo que el inmueble alargue su vida útil lo máximo posible.