En nuestra experiencia, son varios los errores al cambiar las ventanas del hogar que se pueden cometer. Se trata de una necesidad que suele aparecer con el paso del tiempo, pero al no ser algo habitual, es bastante complicado estar al tanto de todos los cambios, novedades y principales recomendaciones. De ahí, este post.

En Reformas Fernández contamos con un equipo de profesionales altamente especializado en trabajos de cristalería en Mallorca. Por eso, si no deseas cometer fallos que puedan poner en jaque el confort de tu hogar, te invitamos a ponerte cuanto antes en nuestras manos. Estaremos encantados de asesorarte, guiarte sobre las mejores alternativas para tu caso concreto y resolver hasta la más mínima duda que pudieras tener. ¡Así de sencillo y de fácil!

Para adentrarnos ya en el tema del post, queríamos dejar claro que estos errores al cambiar las ventanas del hogar son bastante más comunes de lo que podríamos pensar y que son fruto de no contar con un servicio de calidad a nuestro lado. Así, el primer fallo más habitual suele ser el no elegir bien el momento de la colocación. Este inconveniente no se da con las reformas integrales, pero si en las obras menores o cuando, simplemente, queremos cambiar los cerramientos del hogar.

Piensa que al cambiar las ventanas, habrá que pintar y perfilar la pared también. O quizá cambiar los azulejos del cuarto de baño o de la cocina. Es por ello que planificar siempre será un buen compañero de fatigas en nuestras obras.

Del mismo modo, no elegir la forma adecuada del cristal de la nueva ventana es otro error bastante habitual. Se trata, sin embargo, de uno de los elementos destacados de cualquier cerramiento. Tienes que saber que si eliges aluminio o PVC, deberás decantarte por un tipo de vidrio o por otro. Infórmate sobre su grosos, cualidades aislantes o seguridad antes de tomar la decisión final.

Más errores al cambiar las ventanas del hogar: no elegir el modelo adecuado. En ocasiones, nuestros gustos chocarán con las necesidades de cada estancia. Así, no serán pocas las veces que tendremos que apostar por una ventana corredera, oscilobatiente, de aluminio o PVC dependiendo de dónde nos encontremos.

Para terminar, dos pequeños errores que no podemos cometer. El primer, no sustituir el cajón de las ventanas, El segundo, no planificar junto con el instalador de la ventana.