Estaremos de acuerdo que la cal es uno de nuestros grandes enemigos en el hogar. Se acumula en distintas superficies, convirtiéndose en una verdadera molestia. Por eso, nos gustaría aprovechar estas líneas de nuestro blog para daros una serie de útiles consejos para eliminar la cal del baño. ¿Estás preparado? ¡Comenzamos!

La cal, o el óxido de calcio (es lo mismo), es el elemento que más afea nuestro cuarto de baño. Sus restos tienden a acumularse en toda clase de superficies, desde la mampara de la ducha hasta grifos, azulejos o sanitarios. El resultado es la pérdida de brillo de estas piezas y la aparición de manchas blancas que, en ocasiones, parecen imposibles de eliminar.

Antes de saber cómo eliminar la cal, tenemos que saber que su aparición suele darse en todas aquellas zonas en las que el agua está presente. Al evaporarse el agua, los depósitos minerales siguen presentes y, en consecuencia, permiten la aparición de la cal.

Gracias a nuestra experiencia ofreciendo los más completos servicios de fontaneros en Palma de Mallorca, podemos contarte que existen distintos remedios caseros que nos pueden ayudar a combatir la cal, como por ejemplo el vinagre, el limón o el bicarbonato. Del mismo modo, seguramente en tu supermercado tengas unos cuantos productos destinados para la limpieza de baños y que ayuden a combatir la cal.

Algunos remedios naturales para eliminar la cal del baño

Cuando tenemos que tratar toda clase de grifos, es recomendable humedecer el trapo en vinagre y posteriormente pasarlo por las superficies. Deja actuar unos minutos antes de aclarar y secar. Además, si la cal estuviera muy incrustada, no descartes la posibilidad de frotarlo con medio limón de manera directa, mojar un trapo con el propio limón y envolver el grifo, dejando actuar una hora y, posteriormente, enjuagarlo con agua.

La alcachofa de la ducha es otra zona en la que se puede acumular cal. Es conveniente repetir los mismos remedios que comentamos anteriormente. Si no surtieran efecto, desmontaríamos la alcachofa y la sumergiríamos en vinagre durante unas cuantas horas.

¿Te preocupan las mamparas y cristales? Las manchas de cal pueden provocar que dejen de lucir radiantes. En estos casos, es más sencillo prevenir la aparición que eliminar la cal posteriormente. Lo más efectivo sería secar la mampara siempre tras cada ducha o, en su defecto, rociar la zona con un pulverizador de agua y vinagre.