¿Estás inmerso en una reforma en tu cuarto de baño? Si es así, te habrás dado cuenta que son muchos los aspectos a tener en cuenta, vigilar y planificar. Es por ello que en el siguiente post nos gustaría hablarte de uno de los más importantes: ¿Cómo elegir los azulejos del baño? ¡Comenzamos!

Hay que tener presente que los azulejos ayudan notablemente a ‘vestir’ la estancia, le dan personalidad y permiten componer baños propios, con identidad. Es por ello que la elección de los mismos ha de ser meditada y siempre siguiendo un plan bien trazado.

Si no sabes por dónde empezar, quizá los siguientes consejos que te vamos a dar te resulten de mucha utilidad. Ten siempre presente que la elección siempre dependerá de tu estilo, tu forma de ser y tus gustos. No hay verdades universales para elegir los azulejos del baño.

  • Lo primero de todo. ¿Eres atrevido o clásico? Si te gusta innovar, quizá podrías apostar por efectos y texturas más modernas y de tendencia en la actualidad, colores impactantes y composiciones novedosas. En cambio, si eres más comedido, apuesta por lo seguro, como composiciones más sencillas con piezas de gran formato.
  • Pero no son los únicos es para nuestro cuarto de baño, ya que también podemos sentir interés por el vintage. Para ello, lo más conveniente es la baldosa hidraúlica, ya sea sola o en combinación con otros tipos y cenefas más sencillas.
  • El estilo nórdico se está imponiendo poco a poco en los últimos tiempos. Para conseguirlo en nuestro baño lo mejor son los azulejos blancos en combinación con detalles o elementos de madera o imitación de la misma.
  • ¿Qué pasa si nuestro cuarto de baño no cuenta con luz natural? En ese caso concreto habrá que apostar por los tonos claros y brillantes. En el caso contrario, se tendrá más libertad para componer a nuestro gusto.
  • Algo parecido pasa con las estancias estrechas. Para poder “alargarlas”, lo mejor es utilizar azulejos en los laterales, mientras que en el fondo se puede usar un tono más oscuro.
  • En último lugar, en lo que tiene que ver con la elección de los colores, los neutros y los blancos nunca pasan de moda, pudiendo combinarlos con otros tonos más atrevidos para crear diferentes estilos.