Para que un hogar luzca perfecto, la luz que reciba es un aspecto fundamental y diferencial. Así, no será igual una cocina que un cuarto de baño, por ejemplo. Gracias a nuestra experiencia en reformas, nos gustaría darte unas claves para iluminar el salón de la forma más eficaz y favorecedora para tu casa. ¿Preparado? ¡Comenzamos!

Son varias las alternativas que tenemos ante nosotros, como por ejemplo apostar por el balo consumo o por el led, por la domótica, por las luces zonales… Son varios los aspectos que tenemos que “controlar” para obtener los mejores resultados. Lo mejor es que con unos conceptos básicos, se podrá obtener una iluminación adecuada a cualquier necesidad.

Así, el primer paso para iluminar el salón será pensar en qué necesitamos, cómo vivimos en esta habitación. De esta manera, si “solo” vemos la televisión, habrá que apostar por una luz indirecta suave. En cambio, si también comemos o leemos, necesitaremos puntos zonales que nos ofrezcan luz.

Claves para iluminar el salón

Hoy en día, dejar de lado la tecnología sería un error. Es por ello que, a la hora de planificar la iluminación de un salón, es conveniente fijarnos y reflexionar sobre la domótica. Es preciso ser conscientes que se trata de un aliado para conseguir un mayor nivel de confort y de ahorro energético, pudiendo establecer diferentes patrones para los momentos de trabajo, de relax, de visitas de amigos… Cada situación tendrá su escena lumínica ideal.

Un tercer punto que hay que tener en mente por su importancia: No te olvides de la zona del sofá. Puede que se trate de la más importante de todas, ya que es donde pasaremos la mayor parte del tiempo. La luz que reciba debe ser indirecta, regulable, cálida y suave. También es buena idea contar con lámparas de apoyo para completar a la luz general de techo.

Además, si cuentas con una zona de comedor en tu salón, tienes que acordarte de instalar una lámpara de techo que ilumine toda la zona de la mesa.

En último lugar, para tu rincón de lectura, no te olvides de estas dos pequeñas recomendaciones. La primera es que, si cuentas con una librería, no te olvides de iluminarla con focos de baja intensidad o, en su defecto, con una tira de leds en cada balda. En la zona que guardes para leer, lo más conveniente es una lámpara de pie que funcione con leds o con bajo consumo, de unos 40-50 W. En este caso, los halógenos estarán totalmente prohibidos, ya que desprenden calor y resultan molestos en las distancias cortas.

Consejos iluminar salón