A nuestras espaldas contamos con innumerables trabajos de herrería en Mallorca. Entre otras cosas, podemos encargarnos de dotar a tu garaje de una puerta que aúne funcionalidad con elegancia. En este post en concreto queremos ver las diferencias entre dos de las principales opciones que existen en el mercado: las puertas basculantes y las puertas seccionales. 

Por lo general, las puertas basculantes son algo más económicas que las seccionales. De todas formas, existen otros factores a valorar a la hora elegir la puerta que mejor se adapte a las necesidades del cliente. Se ha de pensar por ejemplo en el espacio del que se dispone para que abra la puerta. Las puertas seccionales precisan de muy poco, tan solo de un lugar paralelo al suelo donde, en unas guías, se pueda recoger la puerta. Por su parte, las puertas basculantes necesitan de un espacio hacia afuera para poder hacer el giro de apertura o cierre. Por lo tanto harán falta aproximadamente 1,20 metros hacia el exterior. Por su forma de apertura, algunos modelos de puertas de garaje no precisan de este espacio hacia afuera, sino hacia el interior.

Hay que insistir en que las puertas basculantes pueden ser de una o dos hojas. Las primeras, al abrirse, quedan en paralelo al suelo o al techo. Si hay dos hojas, estas se doblan y quedan recogidas en paralelo. Con la segunda opción quedará menos espacio para pasar. Hay que tener en cuenta factores como la altura del vehículo y el hueco de la puerta del garaje.

Tus puertas de garaje en nuestra herrería en Mallorca 

Hemos de valorar además el espacio interior del garaje. Con las puertas seccionales se puede aprovechar al máximo. Con su sistema de apertura, se puede dejar el coche casi pegado a la puerta. En cambio, con las basculantes, según cómo sea su apertura, se necesita dejar el coche más alejado de la entrada del garaje.

Hay que valorar además el grado de ruido y aislamiento que queremos obtener. Aunque los mecanismos actuales son muy silenciosos, las puertas seccionales suelen ser más silenciosas que las basculantes. En las segundas, los ejes tienden a desajustarse y hacer más ruido. Hay que valorar además factores como la robustez. Las seccionales están compuestas por diferentes lamas sujetas de manera individual al carril. Esto hace que sean muy resistentes a las averías. Por su parte, las basculantes tienen menos puntos de anclaje y son menos robustas. Ambas ofrecen gran variedad estética y pueden llevar puerta peatonal integrada. Una puerta robusta será lógicamente más segura. De este tema ya hablamos en otro post del blog.

Hay que pensar también en la motorización. Si la puerta se va a colocar en una urbanización donde haya que respetar determinadas normas en lo referente a los cerramientos habrá que tener en cuenta el grado de ruido que emite el mecanismo.